El Cluedo se Resuelve: Cifuentes Muere en la URJC

No pueden separarse casos como el de Cifuentes de las continuas agresiones que están sufriendo las
universidades a otros niveles: la precarización del trabajo en cada departamento, la
desvinculación de los centros universitarios de cualquier necesidad comunitaria o la
mercantilización constante.

La Escena del Crimen

Marzo de 2018.
Sale a la luz que parte de las notas del Máster en Derecho Autonómico que Cristina Cifuentes
(¿)cursó(?) en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) fueron modificadas en 2014, dos años después
de matricularse, pasando de “no presentada” a “notables”.
El cuerpo está tendido en el suelo, aún caliente; las pistas se numeran meticulosamente y se marcan en
el suelo; se pinta con color amarillo la silueta del cadáver, a modo CSI.
A partir de ese momento, cada personaje juega sus cartas.
A la primera fotografía de la escena del crimen le sigue una retahíla de descubrimientos
(in)sospechados: las firmas falsas de las actas, las relaciones entre el personal de la universidad y
cargos del PP, etc.
El caso se transforma en una partida de cluedo.
Y, del misterio se pasa, poco a poco, a la evidencia.

Amiguismos, Enchufismos y otras Armas de Gran Calibre

“Lo del máster de Cifuentes es la punta de un iceberg de todos los actos delictivos que se están dando
en la Universidad Rey Juan Carlos”, ha denunciado Celia Barona, representante del Concejo de
Estudiantes Independientes.
Lo cierto, es que, cuanto más nos adentramos en lo que Cifuentes ha considerado una “trama
delictiva” más nos sorprenden las relaciones, incluso familiares, entre la Universidad Rey Juan Carlos
y el Partido de Cifuentes.
· La Rey Juan Carlos fue creada en 1996 por Ruíz Gallardón y en el ámbito universitario siempre se
destaca su fuerte vinculación con el PP. Cuenta con 45.000 alumnos y 1.500 docentes y es, sin duda,
una universidad marcada desde su creación, por las polémicas.
·
En esta universidad podemos encontrar esposas, hermanos, sobrinos, primos y cuñados de relevantes
cargos políticos del PP entre el profesorado. Podemos destacar, entre ellos, a la hermana de la propia
Cifuentes (Margarita Cifuentes), la cuñada de Francisco Granados (María del Mar Alarcón), la sobrina
de Mayor Oreja (Isabel Mayor Bastida) y una larga lista de parientes e, incluso, imputados (como es el
caso del profesor Fernando García Rubio, vinculado con la operación púnica) del PP. Además, la
mayoría de dirigentes del Partido Popular acuden frecuentemente a ponencias organizadas por el
centro universitario.
Parece ser que el rectorado tampoco destacada por su transparencia, ya que el anterior rector,
Fernando Suárez Bilbao fue acusado por varios profesores de plagiar en varios de sus escritos (incluso
en su tesis doctoral), viéndose así obligado a adelantar las elecciones, y siendo sucedido por Javier
Ramos, el candidato más afín a él.
Por otro lado, Cifuentes se ha asegurado de que parezca que el máster lo (no) cursó porque le
interesaba mucho la materia, escondiendo así el entramado que había detrás.
Lo cierto es que, en 2012, admitió que el máster le era imprescindible para cursar el doctorado que
estaba haciendo (según explicaba en su web personal) cuando el PP confirmó su nombramiento como
nueva delegada del Gobierno en Madrid.
Todo apunta a que Cifuentes pretendía cursar el doctorado con el fin de poder dar clase en la
universidad cuando dejase la política, tal y como hizo su hermana​, que era funcionaria PAS, cursó el
doctorado (en una tesis dirigida personalmente por el rector de los plagios) y después la URJC la
contrató a dedo como profesora visitante​, de forma indudablemente irregular.
Por otro lado, la figura de profesor visitante tendrá un escalafón más en la nueva ley de
universidades (Lemes) que prepara el Gobierno de la Comunidad de Madrid, y será la fundación
Madri+d la encargada de acreditar a estos profesores. Es decir, será un organismo dependiente del
Gobierno autonómico quien decidirá qué profesores merecen tal puesto especial (según determina el
proyecto ley).
De esta fundación (Madri+d) destaca, por un lado, su dirigente, Jesús Sánchez Martos, recolocado por
Cifuentes tan sólo dos días después de que fuese apartado de su cargo; además del papel fundamental
de este organismo a la hora de financiar las universidades en el nuevo proyecto de Ley del Gobierno
regional.
Todo parece apuntar a que máster seguido de un doctorado + proyecto de ley podrían interesarle más
que la materia del propio máster a la mismísima presidenta de la Comunidad de Madrid.

El Caldo de Cultivo de la Criminalidad

El caso de Cifuentes no es ni un caso aislado ni un caso que se sitúe al margen del contexto de
desmantelamiento de las universidades como espacios sociales -si es que alguna vez lo fueron. Todo
tiene que ver con una dinámica generalizada, incorporada por las universidades, y que las ha llevado a
convertirse en instituciones por las que fluye y se entrecuela el fantasma del chanchullismo. No
pueden separarse casos como el de Cifuentes de las continuas agresiones que están sufriendo las
universidades a otros niveles: la precarización del trabajo en cada departamento, la
desvinculación de los centros universitarios de cualquier necesidad comunitaria o la
mercantilización constante.
Para poner un ejemplo del modo en el que la propia estructura de las universidades es la que facilita la
circulación de las trampas, centrémonos en un organismo que está presente en todas ellas: el Consejo
Social. “El Consejo Social es el órgano de participación de la sociedad en la universidad,
considerándose el órgano que debe establecer la adecuada relación entre la propia Universidad y la
sociedad en la que se inserta, buscando la mayor calidad de la enseñanza, de la investigación
universitaria y del resto de servicios y actividades de la universidad, además de la intensificación de
las relaciones entre ésta y su entorno cultural, económico y social.” Así es como queda definido el
Consejo Social en la página web de la Universidad Autónoma de Madrid. Pero, detrás -o entre
medias- de las líneas que llevan a buen puerto tan prístina definición se esconde un oscuro
propósito.
En enero de 2018 el presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de las universidades públicas
del estado español, Antonio Abril, planteó las líneas de trabajo necesarias para conseguir la excelencia
en los campus universitarios españoles. Entre las medidas propuestas, destacaron: la demanda de
una mayor financiación -y la defensa de que esta financiación dependiera cada vez más de fuentes
alternativas al sector público-, la posibilidad de que las universidades cambiaran, si así lo
consideraran oportuno, su forma de gobernanza -lo que incluiría no solo cambiar el sistema de
elección del rector/x (pasando este a estar condicionado más por la meritocracia que por una
votación), sino también la creación de un organismo dentro del sistema de gobierno de las
universidades que se encargara de la materia económica para que el rector/x de turno se pueda
dedicar exclusivamente a tareas relacionadas con el ámbito académico-, y, finalmente, se defendió
que la excelencia debía proceder también de una vinculación más estrecha entre las
universidades y las empresas.
Ante las acusaciones que se vertieron contra Abril tachando sus medidas de mecanismos para
facilitar la mercantilización de las universidades, este respondió que sí, que en efecto se trataba
de una mercantilización, pero de una mercantilización “buena”.
Como telón de fondo de esta voluntad de cambio, pues, se encuentra la sacrosanta necesidad de
adecuar las universidades al mercado laboral, de conseguir una mejor inserción del estudiantado en las
empresas una vez el alumnado termina sus carrera, y también de que la investigación sea cada vez
más productiva. La presencia de las empresas se plantea tanto desde el ámbito de la financiación
como desde el propio diseño de los grados ofertados, que deben obedecer a la ​realidad de ahí
afuera. Lo que, en términos generales, supone que las universidades se pongan a funcionar según los
deseos y necesidades empresariales. Y a eso se le llama desde los discursos dominantes estar al
servicio de la sociedad. De la SOCIEDAD. El proceso de venta de las universidades públicas a las
empresas se intenta camuflar bajo un discurso de adecuación entre el mundo social y el de
producción de conocimiento, cuando lo que se está dando es un proceso continuado de
adecuación de las universidades al capitalismo​. Por ello, cuando Cuando Cifuentes obtiene un
máster como por arte de magia, lo que se evidencia es que los mecanismos que activan la maquinaria
universitaria no están ni diseñados ni lubricados en función de intereses, deseos y necesidades
comunes, sino en función de intereses, deseos y necesidades muy particulares.

https://www.elplural.com/los-genoveses/2018/03/20/cristina-cifuentes-ranas-pp

http://www.antena3.com/noticias/sociedad/como-supervisan-universidades-titulos-master_201804075ac897720cf2891d91ef6a62.html

https://www.elespanol.com/espana/20180406/companeros-cifuentes-vinculacion-directa-pp-comunidad-madrid/297721331_0.html

https://www.elespanol.com/espana/politica/20180406/pp-pierde-confianza-cifuentes-apoyara-salvar-convencion/297721397_0.html

https://www.eldiario.es/politica/Guia-grafica-entender-fraudulento-Cifuentes_0_758024876.html

http://www.europapress.es/sociedad/educacion-00468/noticia-consejos-sociales-universidades-proponen-cambien-actual-sistema-gobernanza-forma-voluntaria-20180118155040.html

https://elpais.com/ccaa/2013/05/17/valencia/1368810634_979335.html

http://www.abc.es/sociedad/abci-consejo-social-universidades-pide-rectores-elegidos-meritos-titulaciones-adaptadas-demanda-empresas-y-mas-financiacion-201801181621_noticia.html

https://www.elplural.com/2015/04/18/la-universidad-que-coloca-a-parientes-y-altos-cargos-del-pp-mantiene-a-rato-el-titulo-de-doctor-honoris-causa

http://cadenaser.com/emisora/2017/02/16/ser_madrid_oeste/1487227917_746612.html

http://cadenaser.com/ser/2018/04/09/sociedad/1523232085_794281.html

http://www.elmundo.es/madrid/2017/09/26/59c9f844268e3e5c188b4781.html

La Haine.

Noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *