Otoño Asesino: Ventana abierta a la poesía cruda de El Ángel

En los campos están las ciudades
y en las ciudades están las calles
y en las calles están las casas
y en las casas la miseria moral y la traición

Otoño Asesino es una ventana abierta hacia la poesía cruda, descarnada y sincera de El Ángel, un poeta y músico urbano con alma punk del underground madrileño de los años ochenta. Ese movimiento bífido que llevó a algunas a la institucionalización, a través de la llamada “Movida” y a otras a la marginalidad y la autodestrucción. El Ángel eligió la segunda vía.

Este poema, al igual que muchos otros, parecía haber caído en el olvido, pero por suerte terminó no siendo así. Además del fotógrafo García-Alix (que nos recordó con diferentes imágenes la figura de El Ángel junto a Ana Curra en algunas de sus exposiciones), en 2009 alguien más se ocupó de rescatarlo, y esta fue la misma Ana Curra, una mujer que dejó marcada gran parte de la vida y obra de El Ángel. El extenso poema de Otoño Asesino es una prueba de ello, ya que también toca de forma íntima la especial relación que mantuvo con Ana.

El primer y único libro que El Ángel publicó fue Los planos de la demolición hace casi 20 años. Poco después, en 1995, muere enfermo de VIH. Ana Curra, con quien había compartido los últimos años de su vida, fue quien escribió el prólogo del libro. Lo especial, inédito y mágico de Otoño Asesino es que no aparece en ninguna colección hasta ahora publicada por El Ángel. Otoño asesino es un regalo de Ana Curra a los amantes de la poesía y de la belleza de un poeta que veía el mundo con otros ojos. El poema fue rescatado de un gran conjunto de textos que El Ángel le regaló y dedicó en su vuelta a España desde Montevideo.

lo que quiero es que devores mi alma
esa sí que no está sucia
ni contaminada

En este poema encontramos rabia, amor, sexo, droga, amistad, infancia, decadencia moral y sobre todo ausencia. Nos pone cara a cara con El Ángel más obsesivo, que se atrapa a sí mismo en el estribillo “en los campos están las ciudades…” como buscando el motivo de esta. Es un recorrido visceral y caótico por su biografía, su cuerpo, sus fetiches, sus fobias, y también por una época, con sus conflictos, sus vencedores y vencidos. El Ángel siempre perteneció al grupo de los inadaptados, como bien dijo José Ángel Barrueco, de “aquellos que nadan corriente arriba y que se juegan el cuello en cada esquina”.

Una de las pruebas del mito que rodea a la figura de El Ángel es lo difícil que puede llegar a ser encontrar sus libros. Otra, el precio totalmente desorbitado que estos alcanzan hoy en día.

Así, frente a la hipsterización de nuestra memoria yonqui, rebelde y autónoma compartimos gratuitamente la obra digitalizada para que podáis digerirla (o atragantaros con ella) libremente:

Otoño Asesino -El Ángel – PDF

Noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *