Los orígenes represivos de la UAM. Adelanto de VA! nº2

Tenemos ya en el horno el próximo número de Voz Autónoma! en papel. Para abrir el apetito, os dejamos aquí un adelanto de uno de los artículos que, a 50 años de la inauguración de la UAM y con el 20N aun reciente, indaga en sus oscuros orígenes.

 

El Franquismo en Meme ////////////// Frase 1 Frase 2

En un estado como España es sorprendente la cantidad de infraestructuras, instituciones y símbolos que tienen un origen oscuro. Una Guerra Civil y más de 40 años de dictadura franquista dan para mucho. Desde los famosos pantanos, muchos de ellos construidos utilizando como mano de obra esclava a prisioneras de guerra del bando antifascista, hasta el callejero, repleto de nombres de criminales franquistas, pasando por la Universidad Autónoma de Madrid. Pero vamos a contextualizar esto: ¿Cuándo, por qué y para qué se ordena construir la UAM? ¿Qué tiene que ver la UAM con el franquismo y la represión?

Nos encontramos en los años ‘60, en los que se va fraguando una oposición al régimen franquista cada vez mayor. Una de las puntas de lanza de esta creciente oposición son las protestas universitarias, sobre todo del movimiento estudiantil, pero también de profesoras. Cuando en el Decreto-Ley 5/1968 se ordena la creación de la Universidad Autónoma de Madrid, está aún fresco el recuerdo de las protestas estudiantiles que desde 1956 venían sucediéndose a lo largo y ancho de la geografía universitaria española y que alcanzaron su cénit en 1968 (al igual que en París, México o Berkeley). El régimen franquista necesita urgentemente frenar esta creciente oposición e impedir que se contagie a otros sectores, y para ello una de las vías a las que recurre es dispersar a las estudiantes entre sí y alejarlas de los centros políticos, los barrios obreros y, en general, del espacio público. Así, con el pretexto de desmasificar las aulas, se construye el campus en Cantoblanco, un lugar estratégico por varias razones: la primera y más evidente, su localización, a las afueras de la ciudad; la segunda, que se encuentra en una depresión del terreno, lo que facilitaba la vigilancia y el control de la zona por las fuerzas de seguridad; y la tercera, la escasa distancia que lo separa de la base militar “El Goloso”. Dicho esto, ya sabéis a quienes tenéis que dar las gracias por esos apasionantes trayectos en autobús o cercanías.

Continuará…

Noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *