Por una universidad segura para todas

Te levantas de buena mañana apagando el despertador de un manotazo y decides encender la radio para empezar el día con un poco de música. Suena “No se vivir si no es contigo” de Abraham Mateos y rápidamente apagas ese cacharro, si puedes evitar los topicazos del amor romántico a primera hora de la mañana, mejor que mejor. Tras engullir el desayuno y prácticamente ducharte con el café, sales corriendo para pillar el bus que te llevará a ese lugar tan idílico del que tanto nos han hablado en el colegio, un lugar donde las clases no son una imposición ni una tortura, sino un lugar de armonioso y escogido aprendizaje, donde las y los profesores únicamente emanan sabiduría de sus bellas palabras. La fantasía termina cuando ya preparadas y sentadas para la lección, estás hablando con tu compañera de clase y el profesor (que obviamente ha llegado tarde) suelta la perlita de: “¡Chicas! ¿Queréis dejar de hablar de una vez?, ¿es que las mujeres no os podéis estar calladas y sólo sabéis cotillear y parlotear sobre tonterías?”, pero la humillación no acaba aquí, todavía te sientes peor, cuando el resto de tus compañeros y compañeras se ríen y alardean del “buen rollito” del profesor.

Creo que todas conocemos y hemos vivido alguna situación parecida a esta y, seamos más o menos conscientes de que responden a unos valores completamente misóginos y patriarcales, debemos de decir: ¡BASTA YA! A mí personalmente me apetece ir a clase tranquila y confiada, sin tener que estar retorciéndome en la silla cada vez que escucho un comentario denigrante por parte de una persona que se supone que tiene que ser un referente del respeto y el amor a la educación en lugar de un intelectualoide creído que me desprecia únicamente por el hecho de ser mujer. Comentarios como estos son dichos y escuchados todos los días en algún aula de la UAM (y no será la única universidad que padezca este “síndrome patriarcal”). Nosotras pensamos que todas tenemos un papel activo en estas situaciones y que por lo tanto ni debemos ni podemos dejar que estos comentarios se disuelvan entre un murmullo de risas y burlas que los incentiven.

Por todo esto hemos decidido crear esta sección crítica en la que hablaremos y denunciaremos las actitudes y frases tan ofensivas que tenemos que soportar día tras día en la UAM las personas que somos infravaloradas por nuestro género, raza o clase. Os invitamos a leerlas con atención y a que reflexionéis con nosotras de una forma crítica sobre si esta es la forma en la que queremos tratarnos y relacionarnos entre todas. Por supuesto que os animamos también a participar enviándonos cualquier comentario o situación denigrante que viváis en vuestras clases o pasillos de facultad (sin que tengan que aparecer nombres) de forma que todas juntas podamos hacer que los años de universidad sean una época de nuestra vida donde se incentive el aprendizaje colectivo y el respeto mutuo.

Noticias relacionadas:

One thought on “Por una universidad segura para todas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *